5 Errores a evitar! Gestión de la Marca Personal

Por Francis García Cedeño

Cuando me propusieron escribir sobre Marca Personal me dio mucho respeto. Estoy rodeada de los mejores referentes y expertos en esta materia. No solo porque se dedican a ella desde hace años en su trabajo diario, dan charlas por el mundo y han escrito LIBROS, también porque ellos mismos son ejemplo de gestión de Marca Personal en sí mismos.

Qué puedo aportar de distinto o nuevo, me pregunté. Entonces recordé las veces que he conversado con algunos de estos expertos sobre los errores en la gestión de la Marca Personal, o las confusiones que a veces se generan ahora que está tan de moda hablar de ella. Creo que es importante que nos detengamos a reflexionar un poco sobre ello, para revisar si cometemos alguno y mejorar en consecuencia. Empecemos.

¿Qué es la Marca Personal?

Personal Branding

La mejor definición, la más sencilla de recordar y que resume todo es: la Marca Personal (en inglés Personal Brand) es la huella que dejas en los demás. Cómo te recuerdan, cómo te buscan, cómo te definen o valoran. Y esto es vital comprenderlo porque no es lo que yo digo que soy o pretendo hacer ver que soy, es la apreciación del otro acerca de nosotros. Por supuesto, podemos (y debemos) gestionar nuestra marca personal, y es allí cuando hablamos del Personal Branding, todo aquello que hago para potenciarla y mejorarla.

Hablamos de un concepto de desarrollo personal por el que nos consideramos a nosotros mismos como una marca que debe ser gestionada de manera estratégica, transmitida y protegida, que debe diferenciarse de los demás y que nos permite conseguir mayor éxito en las relaciones sociales y profesionales. No se trata de convertir a las personas en objetos materiales, sino que seamos vistos como diferentes y capaces de aportar valor a los demás.

Este vídeo de Soymimarca recoge varias definiciones de Marca Personal imprescindibles para comprender de lo que hablamos:

El auge del concepto de Marca Personal

Hace unos días asistí a la presentación del nuevo libro de Jordi Collell, “Los cuatro escalones. Sube a la cima de tu marca personal” en Madrid, y estaba entre los expositores Andrés Pérez Ortega, conocido como “el padre” de la Marca Personal en España (por si no lo sabes, la madre es Neus Arqués, pues fueron los primeros en hablar y escribir de este tema en nuestro país). Y Andrés nos comentaba que los primeros autores sobre marca personal que leyó eran anglosajones y tenían una visión muy materialista de este concepto, muy “peseteros” y muy pragmáticos, les faltaba un poco de humanidad.

Y hoy la marca personal es lo que es gracias a gente como Guillem Recolons, Eva Collado Durán, Elena Arnaiz Ecker, Arancha Ruiz Bachs, Claudio Inacio, los propios Neus Arqués y Andrés Pérez Ortega, y muchos otros. Le han dado alma al concepto, la han humanizado, la han hecho más “personal” y menos “marca”.

Gracias a Internet y las redes sociales se ha puesto muy de moda, en tan poco tiempo que todo el mundo quiere visibilizar su marca personal. Lamentablemente, muchas personas han comenzado a promocionarse sin una estrategia, sin un plan, o cometiendo algunos errores de los que vamos a hablar ahora.

Errores que debemos evitar en la gestión de nuestra Marca Personal

Estos errores que voy a exponer en esta sección son producto de la observación y también de muchas conversaciones con referentes en Personal Branding. No pretende ser una lista exhaustiva, en todo caso sí una guía para que reflexionemos, nos miremos al espejo, veamos las veces que caemos en alguno de estos errores y procuremos mejorar.

1. Lanzarnos a promocionarnos sin conocernos.

Es un error muy común, tal vez porque se piensa que basta con tener redes sociales o presencia en Internet. Muchas veces caemos en este error por necesidad (estamos comenzando en un sector y queremos darnos a conocer; o estamos en paro y a la desesperada nos queremos hacer visibles). Otras veces por simple desconocimiento de la importancia de tener muy claro quiénes somos, en qué nos diferenciamos de nuestros iguales en profesión u ocupación, y qué podemos aportar de valor a los demás. ¿Somos conscientes de la marca que dejamos en los demás? ¿Qué te hace diferente y por lo que trabajarías horas enteras feliz? Tener esa capacidad de autoanálisis es esencial para llevar con éxito nuestro propio proceso de personal branding, para definir objetivos, mensaje a comunicar, plan de acción y de revisión.

2. No tener un plan de comunicación.

Muchas veces caemos en el error de pensar que las otras personas saben quiénes somos, a qué nos dedicamos, cómo trabajamos, qué aportamos… solo por el hecho de que existimos, de que tenemos una web y redes sociales. Y no, no es así. También puede suceder que estemos abrumados con tanta información en nuestro entorno que no tengamos claro dónde somos más útiles y qué podemos aportar, y entonces sí comunicar con acierto nuestra propuesta de valor. O somos de los que pensamos que si hablamos mucho de nosotros entonces seremos unos pesados y cansinos, o nos rechazarán por darnos autobombo. ¿Dónde está el límite? Cada vez veo más claro que está en el enfoque, porque no se trata de hablar tanto de mí, sino de lo que aporto, en qué puedo ayudar a otros. Aprender a comunicar es básico en personal branding; al no hacerlo, dejamos que sean otros los que hablen por nosotros, creen nuestro relato y no siempre es el que nos gustaría o necesitamos. Si estamos en esta situación, es vital tomarnos un tiempo para preguntarnos cuáles son nuestros talentos, nuestra misión y valores, en qué soy útil, cómo me veo en 5 y 10 años, cómo me gustaría que me recuerden… Y muy especialmente: ¿cómo lo voy a comunicar? ¿Cuál será mi mensaje? ¿En qué canales? En fin, diseñar mi propio plan de comunicación.

3. Copiar a otros porque no tenemos una propuesta de valor propia.

Todos somos testigos de casos de personas que se dedican a copiar no solo las estrategias de promoción personal de otros, también hasta de sus contenidos, posts, tuits, etcétera. A veces me pregunto por qué lo hacen: ¿falta de tiempo o ideas para crear algo propio?, ¿pensar que nadie se dará cuenta? Sea la razón que sea, deja muy claro la falta de ética y de propuesta de valor propia. Y, desde luego, la marca personal que deja no es nada positiva, todo lo contrario. Es tan bonito llegar a crear un estilo propio por el que te reconozcan aún sin leer tu nombre, por la manera como escribes o hablas, los contenidos que publicas o que compartes. Lleva tiempo y esfuerzo, pero precisamente de esto va la marca personal: que te reconozcan por lo que eres, haces y ayudas. Hay dos frases de Guillem Recolons que vienen como anillo al dedo: “Si imitas a otro refuerzas la marca personal del otro, no la tuya” y “Si no aportas, no importas”.

4.Estar constantemente compitiendo con los demás.

Sí, estamos inmersos en un mundo muy cambiante, donde destacar cuesta muchísimo y en el que todo el mundo quiere estar en primer lugar para ser más visible, más empleable, más famoso, más querido, más, más, más… Y en esa carrera por la primera posición nos encontramos con escritores que publican libros como churros; emprendedores que lanzan proyectos como confeti; influencers que publican cada hora para hacerse presentes constantemente; blogueros que están pendientes de lo que publican otros para ellos sacar inmediatamente otro artículo que lo posicione por encima; community managers que se olvidan de sus audiencias y solo publican hashtag con GIFs o hacen RTs a diestra y siniestra para coleccionar interacciones y estar de primeros en las métricas de eventos. Podría citar muchos ejemplos de cuando se pierde el norte: más no es mejor. Estar de primero en Google o en métricas no implica ser referente, solo es una posición, que cambiará cuando cambien los algoritmos y mediciones. La marca personal es mucho más, es nuestra identidad, nuestra esencia vista por los demás. Hay una frase de Nancy Vázquez (@nanvazy en Twitter) que lo resume: “Cada persona es una marca personal, lo sepa o no, le guste o no y la diferencia entre las marcas personales es la gestión del impacto y acciones que realicen, para lograr beneficios”. Si parafraseamos el refrán podríamos decir: Dime qué tipo de acciones haces y te diré qué marca personal dejas.

5. Cambiar constantemente de postura para agradar a los demás o por seguir las modas.

No me refiero a la adaptación que todos hacemos cuando las circunstancias de nuestro entorno nos impulsan a cambiar. Tampoco cuando seguimos las tendencias de nuestro sector para estar actualizados y ofrecer lo mejor a nuestras audiencias. No. Me refiero a cambiar con frecuencia de opinión y hasta de valores, para “parecer guay”, llevarse bien con todos, atraer a la mayor cantidad de personas a nuestros perfiles, “vendernos” por más likes o rts. No nos damos cuenta que en ese proceso dejamos de ser personas confiables, auténticas, con las que queremos establecer relaciones profesionales de valor mutuo. La coherencia y solidez de nuestro relato personal, a la larga, es lo que nos hará ser recordados en positivo, de manera permanente.

Estrategia

A modo de conclusiones,

¿Por qué la gente sigue pensando que marca personal es hacerse famoso y estar en primer lugar en todas partes? Porque en algún momento hubo una distorsión del concepto, porque alguien prefirió irse a lo rápido, a lo fácil, a lo cómodo. ¿Pero porque lo hagan los demás tenemos nosotros que caer en ello? ¿No somos nosotros agentes y creadores de nuestra propia vida, de nuestro propio relato? Gestionar nuestra esencia es responsabilidad nuestra, y solo de nosotros. Cómo queremos que los demás nos reconozcan, nos recuerden es nuestro trabajo. Recuerda: pon el foco en “personal” y no tanto en “marca”.

Estoy segura de que quienes leen a @SEOdeCanarias son personas conscientes y comprometidas con su propio desarrollo personal y profesional, una comunidad preocupada y motivada por el aprendizaje continuo, por la mejora constante. Por eso para mí es un privilegio colaborar con ellos.

Te leo en los comentarios, me encantará saber tu opinión sobre estos temas, conocer tu experiencia o ejemplos y soluciones que puedas aportar. Y si te interesa muy especialmente este tema de la Marca Personal, te invito a que leas, oigas y veas a los ponentes del 2019 en el Personal Branding Lab Day.

3 comentarios en «5 Errores a evitar! Gestión de la Marca Personal»

  1. ¡Buenas Francis!

    Increíble artículo. Estoy totalmente de acuerdo con lo que transmites. Es por eso que a mí no me gusta autodefinirme, y siempre pido la visión de los demás. Para poder ver lo que dices de cómo el mundo me ve. Así sé que se hace bien… y que mal.

    También comparto mucho que la obsesión por el número 1 es algo que está muy presente y que debería de ir cambiando.

    ¡Un abrazo!

    Responder
    • Muchas gracias, Vanessa, por leernos y dejar tus impresiones. Lo de pedir feedback es fundamental porque nos ayuda a ver aspectos que otros ven y nosotros no, para afianzar lo que estamos haciendo bien y poner foco en lo mejorable. Es un gran ejercicio que deberíamos hacer cada cierto tiempo.

      Lo de la carrera por el número 1 es incluso triste si lo vemos de manera objetiva…

      Responder
  2. Gran post, Francis! Gracias por poner en valor los trabajos de Soymimarca, de todos los colegas que has mencionado, y por acordarte de mí.
    Un fuerte abrazo!

    Responder

Deja un comentario